Que Dios los perdone. «Cuando no se predica con el ejemplo.»

No es la primera vez que se vive una situación como esta en la Catedral Católica de Goya, en donde gente en situación de calle son totalmente ignorados por los que profesan la Fé, por Representantes del Vaticano, por quienes van a misa a diezmar y hasta por los mismos funcionarios municipales que buscan el perdón de sus pecados.

Paso con anterioridad en donde una pareja con un bebe vivía en la puerta de la Iglesia y cuando pidió asilo en el Borromeo le cobraban $200 la noche.

Realmente es indignante que sucedan estas cosas, que aquellos que profesan el amor al prójimo, la caridad la solidaridad, den vuelta la cara dejando a la gente necesitada a la buena de Dios, pero eso si, asegurándose el diezmo, el rezo y el perdón de los pecados en la santa misa.

Más triste es que la secretaria de acción social nuevamente no exista, como no existió en el caso de la pareja antes mencionada, ni en la familia desalojada y ahora con este pobre hombre que seguramente ya no es un instrumento político.

Ahora vendrán con el circo de la ayuda, así como comenzó en los canales porteños, luego de que las imágenes se virilizaran en las redes sociales.

La verdad es que eso ocurrió siempre y nunca antes actuaron, y ahora por vergüenza tomaran alguna medida provisoria, por qué se viene la inversión millonaria para el espectáculo del Rally y hay que tapar la pobreza. Es así de hipócrita la situación, el municipio gasta fortuna en un evento mientras algunos padecen de hambre y frio con ausencia total de la gestión, y ni hablar los que tratan de limpiar su conciencia dentro de una misa, rezando dando diezmo, pero esquivando la responsabilidad carismática que duerme en la misma puerta del templo de Dios.

Pero no se preocupen los descarados, insensibles van a realizar alguna movida para levantar fotos más indignantes de su falsa caridad en las redes sociales.

También te podría gustar...